fbpx

Omar García: ‘Poco presupuesto a víctimas está ligado a falta de voluntad política’

Omar García: ‘Poco presupuesto a víctimas está ligado a falta de voluntad política’

El día que Omar García exhibió su credencial como diputado federal de la LXV Legislatura, recibió comentarios de sorpresa, de apoyo y críticas. La imagen difundida en redes sociales iba acompañada de un texto que explicaba que Omar no era su nombre real, sino un pseudónimo adoptado por razones de seguridad, hecho que se conocía desde hace varios años.

“A mí me pueden llamar como prefieran. Yo sé que cuando salgo a la comunidad y al territorio y a la lucha, todo mundo me sigue llamando Omar, por la camaradería y el respeto de todos y todas. A nivel formal, como cuando me pasaban lista en la escuela, me van a decir Manuel, no hay tema con eso”, dice en entrevista para La-Lista el joven abogado y diputado federal por Morena, conocido como el 44, uno de los sobrevivientes de la desaparición de normalistas en Ayotzinapa en septiembre de 2014, hace siete años.

Y aunque desde hace tiempo ha sido separado de esa lucha, lo aprendido durante la caravana por los 43, que recorrió diversas partes del mundo, le permitió conocer a personas que lo llevaron a seguir en el activismo. Promotor de la iniciativa que impulsó la consulta popular para juzgar a funcionarios de las administraciones federales pasadas y que originalmente tenía la intención de investigar a los expresidentes, ahora su actividad legislativa se centrará en ampliar el alcance de esta medida.

Pero también buscará atender otros temas, como la defensa de Derechos Humanos (DH), la seguridad, la justicia y el desarrollo de las comunidades rurales como Heliodoro Castillo, en la región centro de Guerrero, de donde es originario Omar García o Manuel Vázquez Arellano, como se le quiera llamar.

L-L: ¿Cuáles son las necesidades de familiares de las víctimas?

OG: Una de la grandes necesidades es también justicia y verdad. Los avances en las investigaciones son casi nulos, las fiscalías no son sensibles ante esta situación, no apoyan mucho a las familias, dividen incluso a las familias, las espían, es una necesidad que hay que remediar, tal vez desde el nivel federal, tal vez desde los estados, uno de los grandes problemas está en las fiscalías locales.

Otra necesidad es la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), la atención a víctimas, los recursos que deben otorgar por ejemplo a traslados a familiares de víctimas hacia las fiscalías, o acá hacia la Ciudad de México, esta CEAV está básicamente abandonada, hay que revisar por qué está abandonada, no tiene presupuesto

Y tenemos miles de familiares de víctimas que buscan atención o por lo menos registrarse en calidad de víctimas e incluso buscan protección de las autoridades dadas las amenazas que existen en sus estados. Hay que revisar por qué no están funcionando, y hay que pugnar por que estos organismos tengan un mejor presupuesto, porque si no, no van a funcionar por mucha voluntad política que hay.

L-L: ¿Qué falta en el caso Ayotzinapa?

OG: Y en el caso de Ayotzinapa, falta mucho pero este es un tema de Estado, como lo ha manifestado el presidente de la República. Nosotros los legisladores nos vamos a meter muy poco salvo para facilitar los trabajos que esté llevando la comisión presidencial, la fiscalía especial y bueno, los familiares de Ayotzinapa.

L-L: ¿Qué violaciones de DH has observado en la actual administración?

OG: Sigue habiendo desaparición forzada, sigue habiendo asesinato de periodistas, esto es complejo, es una realidad, las investigaciones siguen faltando, ayer (lunes 30 de agosto) estuve en la madrugada con familiares de víctimas frente a Palacio Nacional, sigue siendo el tema. Cada año aumentan las personas desaparecidas, y no es que no haya voluntad política por parte del gobierno federalhay falta de presupuesto, de que las fiscalías locales jalen parejo que hagan también su trabajo, hace falta mucho acompañamiento a familiares de víctimas por parte de la sociedad y por parte de grupos defensores de DH, que priorizan a algunas colectividades y al resto no. Además, no alcanzan los pocos colectivos u organizaciones para atender todos los casos, ese también es un problema muy grande.

 

Fuente: La Lista