fbpx

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su estrategia de “abrazos y no balazos” va a funcionar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su estrategia de “abrazos y no balazos” va a funcionar.

“Si no terminamos de pacificar a México, por más que se haya hecho, no vamos a poder acreditar históricamente a nuestro gobierno”, expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador y aseguró que su estrategia de “abrazos y no balazos”, va a funcionar.

Dijo que en el país se tiene que seguir trabajando para garantizar la paz y la tranquilidad, pero justificó la impunidad que persiste en los estados, al afirmar que se ha avanzado “bastante”.

Al preguntarle sobre el caso de los 111 periodistas y defensores de derechos humanos asesinados durante su administración y la omisión de las autoridades ministeriales que dependen del gobernador en turno para esclarecer estos crímenes del fuero común en detrimento de las víctimas que no tienen acceso a la justicia, el titular del Ejecutivo federal respondió:

“Hemos avanzado bastante. Si me tocara informar, ya lo dije, sobre delitos del fuero federal, tenemos una disminución del 25 por ciento porque los homicidios, en efecto, como tú lo mencionas, son del fuero común; pero ni modo de decir: es culpa de los gobiernos estatales. No, todos tenemos responsabilidad y tenemos que enfrentarla”, expresó.

Luego, consideró que el tema de la inseguridad es un desafío, responsabilidad y convicción de su gobierno.

“Si no terminamos de pacificar a México, por más que se haya hecho, no vamos a poder acreditar históricamente a nuestro gobierno”, sentenció el presidente López Obrador y agregó:

“Además, es un desafío hasta político, porque nuestros adversarios se frotan las manos, además porque estamos llevando a cabo una estrategia distinta, porque ellos, porque son conservadores autoritarios, son partidarios de la mano dura, de las medidas coercitivas, de cárceles, leyes más severas”, indicó.

Enseguida, preguntó y respondió al mismo tiempo: “¿Se acuerdan cómo era antes? Se ponían frente a las cámaras a decir: ‘No me va a temblar la mano, la ley es la ley’. No, esas son balandronadas, lo que se tiene que hacer es atender las causas y gobernar con el ejemplo”, refirió el mandatario.

Al respecto, dijo que sus adversarios y gobiernos anteriores “no fueron un buen ejemplo” porque actuaron como “delincuentes”.

“Entonces, sí es un desafío decir: Hay otra forma, no es el mátalos en caliente, no es la tortura, que era una práctica lamentablemente usual hasta hace muy poco, torturar, las masacres, el que en un enfrentamiento a los que quedaban heridos los remataban. Eso no”, consideró el mandatario.

Vamos a demostrar que funciona el “abrazos, no balazos”

“Se ríen ¿no? se burlan, de que he dicho que abrazos, no balazos. Y vamos a demostrar que funciona”, indicó el tabasqueño.

Luego, reiteró que no es partidario de la ley del talión, del diente por diente y el ojo por ojo, “porque no nos podemos quedar chimuelos todos y tuertos” y dijo que la paz es fruto de la justicia.

Consideró que el problema de la inseguridad y violencia creció demasiado porque “nunca atendieron al pueblo”.

“Se dedicaron a robar, nunca atendieron a los jóvenes, lo único que hicieron por los jóvenes fue una genialidad, acuñar una frase y llamarles ‘ninis’, y hasta se reían, ni estudian, ni trabajan”, insistió.

Aseguró que sus opositores “nunca hicieron nada” por los jóvenes y les cerraron las puertas “en todo”.

“Querían estudiar y los rechazaban. Imagínense. ¿En qué cabeza cabe rechazar a los jóvenes que quieren estudiar? Por juicio práctico es un millón de veces mejor tener a los jóvenes estudiando que tenerlos en la calle”, señaló el mandatario.

Finalmente, dijo que el neoliberalismo es un dogma que enajena, que “perturba” y “obnubila”.

“Por eso ahora están desconcertados, porque ya no vamos a seguir con eso. Eso no da resultados, eso nos hizo mucho daño, eso causó la crisis de México. Entonces, sí, no va a ser fácil, ahí vamos poco a poco, pero a lo seguro”, concluyó.

 

Fuente: PROCESO