fbpx

Solicitud de perdón de AMLO, “una trampa” para desviar la atención, asegura Calderón

Solicitud de perdón de AMLO, “una trampa” para desviar la atención, asegura Calderón

Ante la convención del Partido Popular (PP), el expresidente mexicano Felipe Calderón pidió no caer en “la trampa” que supone la petición del presidente Andrés Manuel López Obrador para que España pida perdón por los crímenes de la Conquista, que consideró una “cortina de humo” para desviar la atención de los “problemas” del país, como la criminalidad, el “nulo crecimiento”, la “complicidad y la corrupción con criminales” y el “pésimo manejo del covid” por parte del gobierno mexicano.

Ante su anfitrión, el presidente del PP, Pablo Casado, Calderón se declaró “orgullosamente mexicano, de raíces indisolubles indígenas y españolas”.

“Soy orgullosamente mexicano, de raíces indisolubles indígenas y españolas, como todos los mexicanos, y profundamente orgulloso de todas esas raíces. Así me declaro, así soy, así he vivido y así espero morir”, dijo ante el aplauso de los presentes en Murcia, en la quinta jornada de la convención popular, por donde han pasado el expresidente José María Aznar o el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, cuyos pronunciamientos han desatado una nutrida polémica.

En este mismo foro es donde el expresidente del gobierno español, José María Aznar, anunció, “yo no voy a engrosar las filas de los que piden perdón”, en alusión a la carta de perdón emitida por el Pontífice a México.

En esa intervención, Aznar en una actitud de arrogancia se lanzó contra el presidente Andrés Manuel López Obrador, ironizando: “Dice que España tiene que pedir perdón. ¿y usted cómo se llama? Yo me llamo Andrés Manuel López Obrador. Andrés por parte de los Aztecas. Manuel por parte de los Mayas. López es una mezcla de aztecas y mayas…”. “Si no hubiesen pasado algunas cosas, usted no estaría aquí”.

El escrito Vargas Llosa, a su vez, consideró que en varios países de América Latina “no se ha entendido” que “lo importante en unas elecciones no es que haya libertad sino votar bien”. Y consideró que en no pocos países de la región “han elegido mal”, porque votar mal en estos países luego “lo pagan caro”.

Pero en la jornada de este viernes, Calderón retomó su reivindicación al señalar que él es orgullosamente mexicano, porque “mi bisabuela era una indígena purépecha; el propio presidente de México (Andrés Manuel López Obrador), su abuelo es cántabro”, dijo en alusión a Cantabria, en el norte de España.

También al reivindicar sus raíces, aludió al papel de los jesuitas de Michoacán, su estado natal, de la protección del dominico español Francisco de Vitoria a los indígenas o de las “bendiciones” de Vasco de Quiroga, quien fue el primer obispo de Michoacán.

Acotó: “Y sí, también, por supuesto que aborrezco y maldigo las atrocidades de Nuño de Guzmán (gobernador de Galicia)”.

Felipe Calderón llamó a “no caer en la polarización y la división”.

En su intervención, el exmandatario mexicano resumió lo que consideró los éxitos de su presidencia, en lo que consideró el milagro mexicano después de emprender profundas reformas en la lucha contra la violencia y por la seguridad, por las libertades públicas y la apertura comercial.

Defendió que con estado de Derecho y libertad económica, se puede generar inversión y crecimiento económico, reducir la desigualdad, la pobreza y las carencias de vivienda, saludo o servicios públicos.

Relató la violencia que encontró al llegar al poder en un país donde todavía se extendía la política de dejar hacer a los criminales y donde los narcos habían capturado al Estado.

Casado: “No tenemos que pedir perdón”

El presidente del PP, Pablo Casado, también se sumó a las declaraciones que en días recientes han hecho otros dirigentes de su partido, como el mismo Aznar y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que afeó las disculpas hechas públicas por el Papa Francisco a los pueblos originarios mexicanos por los excesos cometidos durante el proceso de evangelización durante la Conquista.

“Desde España no tenemos que pedir perdón, sino dar las gracias por una historia común que ha sido, en mi opinión, el mayor hito de la humanidad después de Roma: la hispanidad a ambos lados del Atlántico. Gracias a México por el gran orgullo que sentimos (por) una nación hermana”.

Aunque sin entrar en una confrontación abierta, Casado señaló: “Hoy quiero reivindicar el lazo histórico de México y España. Es continuo el flujo que ha habido” entre ambos países. Es, dijo, “intensa la historia común desde hace cinco siglos”, a lo que añadió que “el mestizaje y el aprendizaje mutuo construyeron sociedades mejores”.

Recordó que en México se abrieron universidades y colegios que la Constitución de Cádiz de 1812 refería de “los españoles de ambos hemisferios”.

Casado hizo algunas referencias sobre el presidente mexicano Felipe Calderón, que “ha sido todo en México”, y le atribuyó equivocadamente haber “acabado con seis décadas de mandato del PRI, defendiendo principios y valores claros”.

“Consiguió lo que se propuso, pese a cómo llegó, con la no asunción de su victoria por parte de su adversario. En seis años, logró para su país crecimiento económico, bajada del paro, mayor seguridad y hacer frente a la delincuencia”, afirmó Casado.

En su intervención, el expresidente mexicano Felipe Calderón vaticinó que “Pablo Casado llegará pronto a ser presidente del Gobierno de España”.

“Perdón” va al Congreso español

El grupo parlamentario de Junts per Catalunya presentó este viernes una pregunta parlamentaria al gobierno del presidente Pedro Sánchez, para que conteste en relación a las declaraciones del expresidente José María Aznar en las que “humillaba y ridiculizaba a México, así como a su presidente Andrés Manuel López Obrador”.

Fue la diputada Miriam Nogueras i Camero en las que pregunta al gobierno de Sánchez: “¿Cree el Gobierno que este tipo de declaraciones afectan a la imagen internacional de España?”.

También pregunta si “¿tiene previsto el gobierno poner en marcha una campaña para contrarrestar dichas declaraciones?”.

“O por el contrario, ¿cree el gobierno que es peor poner urnas de forma pacífica y democrática que unas declaraciones de un expresidente de gobierno, colonialistas y humillantes, contra otro Estado?”.

 

Fuente: PROCESO