fbpx

Por inseguridad en Veracruz, candidatos abandonan sus aspiraciones.

Por inseguridad en Veracruz, candidatos abandonan sus aspiraciones.

Los contendientes explicaron que antepondrán su seguridad y la de sus familias, así como la de sus colaboradores de campaña

Asediados por amenazas, tres candidatos a alcaldes de Veracruz (dos mujeres y un hombre) renunciaron a sus aspiraciones políticas en estas elecciones. Los contendientes explicaron que antepondrán su seguridad y la de sus familias, así como la de sus colaboradores de campaña.

Se trata de Érika Cortés, quien buscaba la alcaldía de Cuichapa por el PTFrancisca Morales, abanderada del PRI en Mixtla de Altamirano; y Rubén Salinas, candidato del PAN en Playa Vicente. Si bien este último aparecerá en boletas, denunció que suspenderá todos sus actos pidiendo el voto.

Las decisiones de los tres aspirantes se dan en un clima de riesgo en Veracruz, donde diez políticos han sido asesinados en el presente proceso electoral, que inició el siete de diciembre de 2020. Esto ubica a la entidad en primer lugar a nivel nacional por encima de GuerreroOaxaca y Guanajuato.

Veracruz del mismo modo encabeza las agresiones contra políticos con 45 reportes, de acuerdo con el Cuarto Informe de Violencia política en México de Etellekt Consultores. Junto a GuerreroOaxacaMichoacánPueblaSan Luis PotosíEstado de MéxicoTabascoQuintana RooCiudad de MéxicoGuanajuato concentran el 72 por ciento de 282 reportes.

Para Alberto Javier Olvera, investigador por el Instituto de Investigaciones Histórico Sociales por la Universidad Veracruzana (UV), este fenómeno de violencia refleja una pérdida de control político territorial del gobierno federal en los estados de la república y en sus municipios.

 

“La transición a la democracia, paradójicamente, condujo a la pérdida de la autoridad de los gobiernos federal y estatal con el empoderamiento de las autoridades locales. En los municipios básicamente se gestó una especie de autonomización política -relativa- que acompañó a la autonomización de los gobernadores”.

“Esa fragmentación del poder se traduce en una violencia política muy grave, de alta escala y de descaro, pues demuestra hasta qué grado ha llegado la pérdida de control territorial. Es decir, el problema lejos de resolverse con la 4T se ha agudizado”, aseguró el doctor en Sociología, condecorado en 2014 con el Premio Martin Diskin, por la Asociación de Estudios Latinoamericanos.

El caso más reciente en Veracruz se registró este 24 de mayo. La petistaÉrika Cortés, anunció su retiro total a su candidatura en el municipio de Cuichapa, ubicado en la zona de Las Altas Montañas y que es reincidente en delitos de alto impacto.

En un mensaje en redes sociales, expuso: “Con tristeza, a tan solo tres días de haber iniciado con éxito y buena respuesta el caminar de una mujer por Cuichapa, anuncio mi retiro y el de mi equipo de trabajo de esta contienda electoral. El día de ayer, en el cuarto día de campaña, recibí amenazas anónimas que ponen en riesgo la integridad física y moral de mí y de mi familia”.

Érika Cortés expuso que personas desconocidas quisieron silenciarla bajo amenazas vertidas en el perfil de Facebook denominado Vigilante Cuichapa Omealca. “En todo momento fui objeto de violencia política de género. Hago responsable a quienes se ocultan en esta página de lo que pudiera sucederme a mí y a mi familiar”, aseguró.

En días recientes, el coordinador estatal del PT en Veracruz, Vicente Aguilar, aseguró que seis militantes de su partido han recibido amenazas para renunciar a sus aspiraciones. Dos de ellos, incluso, fueron objeto de agresiones: José Luis Flores Subiaur, candidato a alcalde en Texistepec (ubicado al sur del estado), y Fernando Argüelles, abanderado en Chalma, al norte.

“Es preocupante que Seguridad Pública no se meta al cien. Sé que no es fácil, pero si empiezan a trabajar los tres niveles de gobierno coordinados pueden operar por zonas y ahuyentar a la delincuencia (…) Nosotros les decimos a nuestros candidatos que no salgan tan temprano a campañas ni regresen tan de noche”, compartió.

EN MIXTLA, DESMIEMBRAN A SU ESPOSO Y RENUNCIA CANDIDATA A ALCALDESA

En Mixtla de Altamirano, el municipio más pobre de Veracruz, la candidata del Partido Revolucionaria Institucional (PRI), Francisca Morales, confirmó su renuncia a raíz de amenazas de muerte en su contra y un crimen que enlutó a su familia.

 

Su esposo, Gonzalo Elías Zopiyactle Colohua, ex alcalde de ese municipio entre 2005 y 2007, recibió uno de los peores castigos contra munícipes del que se tenga registro en Veracruz. Cada una de sus extremidades fueron cercenadas por sus victimarios: cabeza, brazos, piernas y manos.

De acuerdo con personas allegadas a la familia, Zopiyactle Colohua, de 48 años, fue visto por última vez el pasado 29 de marzo por la noche, cuando dejaron de tener contacto con él. El hombre fue privado de la libertad en una reunión llevada a cabo en el municipio de Rafael Delgado, en la comunidad de Jalapilla.

Los restos aparecieron en los límites de Zongolica, en la sierra veracruzana, muy cerca de una pluma de seguridad y el restaurante “El 88”. Sus victimarios dejaron mensajes amenazantes contra profesores y comerciantes de esa región montañosa, y del actual alcalde de ZongolicaJuan Carlos Mezhua.

“NO HAY GARANTÍAS Y NO EXPONDRÉ A LOS MÍOS”: RUBÉN SALINAS

El 17 de mayo pasado, Rubén Salinas Orozco, candidato a la alcaldía de Playa Vicente, hizo público que dejaría de hacer campaña debido a un clima de inseguridad que denunció en esa demarcación. En mensaje a la militancia, el panista aseguró que no expondría a sus colaboradores.

 

“Después de una profunda reflexión he decidido dejar de hacer campaña. Lamentablemente en estos momentos no hay garantías de seguridad y no me permitiré exponer la integridad de quienes me acompañan”, dijo.

 

 

Días atrás, el lunes 10 de mayo, 43 policías municipales de Playa Vicente fueron desarmados y concentrados en Xalapa, pues de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) algunos de ellos no habían acreditado sus exámenes de control y confianza.

El operativo para desarmar a los elementos se suscitó una semana después de que pobladores los responsabilizaran de amedrentarlos a bordo de camionetas negras para votar por el PAN, partido en el que milita el actual alcalde.

El presidente municipal, Gabriel Álvarez López, advirtió un trasfondo político en esa acción de seguridad. Dijo, hay personas a las que les cause cierto placer el aseguramiento de los policías municipales quienes fueron tratados como delincuentes.

Playa Vicente se convirtió en uno de los municipios que mayor violencia registró en los últimos años debido a la presencia de la delincuencia organizada, la comisión de delitos como homicidios dolosos, desapariciones y el descubrimiento de fosas clandestinas.

FUENTE: VERACRUZ.LASILLAROTA.COM