fbpx

De corazón al rescate de las calles de Tepeapulco

De corazón al rescate de las calles de Tepeapulco

Él es Jesús, un joven de entre 25 y 30 años, que decidió darse a la tarea de hacer lo que la autoridad no puede: bachear las calles de Tepeapulco.
Su visión consiste en hacer un mejor Tepeapulco para la gente de Tepeapulco, porque tristemente la indolencia de las autoridades ha llevado a que haya una situación de abandono y carencia de servicios en prácticamente todo el territorio. La gestión priísta entrega malas cuentas, situación que se refleja en lo que hoy Jesús pretende atender.

Se le puede ver en algunas de las vialidades de ciudad Sahagún a bordo de su camioneta. Pide cooperación para así poder adquirir el material que necesita, hacer la mezcla que se requiere y, con una sencilla pala, comenzar a tapar uno a uno los hoyos que va encontrando en las calles del municipio.

Se le pregunta el motivo de su trabajo social, a lo que él gentilmente responde: “Nosotros hacemos un labor, ahora sí que es un trabajo como cualquier otro. Le hacemos el bien a toda la comunidad, ellos nos pagan por nuestro servicio y en eso les echamos la mano”.

Él siente una importante responsabilidad con el municipio de Tepeapulco. Algunos extraños pasan y lo miran como a cualquier persona, otros ni siquiera voltean, pero uno que otro curioso se detiene a ver la tarea que hace Jesús, para percatarse de que no porta un uniforme del ayuntamiento de Tepeapulco, que su vehículo en el que transporte herramienta y material es de su propiedad, lo que lo convierte en un icono para la zona.

Jesús se encarga, desde su pequeña trinchera, de atender uno de los problemas más sentidos de la demarcación: la falta de mantenimiento de las calles. Es, para muchos, simplemente un buen ciudadano con ganas de ayudar a los demás.