fbpx

Las Mañaneras: Una afrenta a la Democracia

Las Mañaneras: Una afrenta a la Democracia

Inaudito y con sorpresa me resulta ver que cada día las Mañaneras se extralimitan en todos los sentidos, no nada más en lo que concierne al Presidente sino a todo lo que lo rodea: su vocería, los reporteros que están ahí en su mayoría pagados por este Gobierno, y no porque me conste, pero porque cada día lo hacen más evidente y con más cinismo. Y desde su posición de poder, desde ahí, el Presidente puede arremeter contra todo aquel que esté en su contra, que no lo apoye, y que no coincida con lo que él hace o dice.

Son tiempos electorales. Desde antes se veía venir que el Presidente ocuparía sus Mañaneras (porque son suyas aunque diga que son del pueblo) para hablar las maravillas que nadie vemos más que él, de lo que su Gobierno ha logrado, lo que él ha creado. Ocupa estos momentos para hablar de los programas sociales que maneja y de las dádivas que él entrega a los más necesitados, como si fueran de su bolsillo.

Afortunadamente el INE ya se ha pronunciado, mencionando que desde La mañanera el Presidente no podrá hablar de los logros de su Gobierno o de los programas sociales que maneja. Desafortunadamente el Presidente no ha obedecido ni obedecerá los lineamientos ni las reglas que el INE ha aplicado. Y en la mañanera de hoy lo confirmó: “No voy a callarme”.

La enorme duda que a todos nos queda y el enorme signo de interrogación que se abre es ¿qué hará ahora el INE ante tal desobediencia? Porque, segura estoy, ni el mismo INE sabe cómo actuar porque en realidad nunca en la historia de este país había sucedido una cosa de esta naturaleza; que yo recuerde ningún Presidente anterior había desacatado lo que le indicaran el organismo electoral.

El Presidente, que habla tanto de la democracia y del respeto al pueblo, está siendo antidemocrático e irrespetuoso con todos los mexicanos. En realidad el pueblo no le importa nada, sólo se importa “él”  y de paso está arrastrando con todas las instituciones que en México siempre se respetaron.

El Presidente no parece ser amigo de lo derecho, sino de lo chueco. Él mismo, que siempre habla del estado de “Chueco” que existía en el ya famoso “periodo neoliberal”, ahora él lo realiza. Queda claro que todo lo que señala en el otro, es él mismo proyectándose. He insistido en reiteradas ocasiones como Psicóloga que el Presidente tiene un fuerte problema psicológico, y que utiliza la negación y la proyección para defenderse de sus propios demonios, por lo tanto lo que dice en la Mañanera a veces (las más de las veces) carece de toda lógica y sentido.

El Presidente está asustado, eso nos queda ya muy claro y yo creo que a los miembros de su Gabinete también, pues noto cómo lo miran asombrados cuando dice una de sus múltiples barbaridades.

Si no estuviera asustado como lo está,  no tendría que estar a la defensiva todo el tiempo contra las instituciones que no le favorecen, ni contra las personas que no coinciden con él. El Presidente se siente debilitado y él mismo, quizá en su soledad, lo reconoce para sus adentros, por eso es que desde la Mañanera hace acopio de todas sus fuerzas para golpear a quien más se pueda, aunque él diga que las Mañaneras son solamente ” para informar”.

 

Por eso, desde mi opinión, la única salida que tiene el INE es prohibir las Mañaneras, al menos en estos tiempos electorales, para que el Presidente entienda de una buena vez que ni México, ni el “pueblo”, ni las instituciones le pertenecen .

 

Veremos cómo resuelve las cosas este organismo y se medirán fuerzas. ¿Quién ganará? tristemente esto ya se volvió una guerra en donde la democracia sería la única que tendría que ganar. ¿Es justo cómo está jugando Andrés Manuel López Obrador?

Dejo ahí para el análisis.