fbpx

“No están vacunando al alcalde, sino al médico”, justifica edil de Sinaloa tras recibir dosis de Pfizer

“No están vacunando al alcalde, sino al médico”, justifica edil de Sinaloa tras recibir dosis de Pfizer

“No hay salto de fila, no hay ningún influyentísimo, no están vacunando al alcalde, están vacunando al médico que apoya”, justificó este martes Emmet Soto Grave, alcalde del municipio Escuinapa, en Sinaloa, tras ser vacunado contra la Covid-19, pese a no ser parte del personal de primera línea que atiende a pacientes con la enfermedad.

Soto Grave, quien es médico internista, pero no ocupa ningún cargo en el sector salud, argumentó que “tenía derecho” a recibir la vacuna, aún cuando están reservadas para el personal médico de primera línea en atención a enfermos con Covid-19.

“A pesar de no estar de manera activa en el hospital, seguía yo apoyando, entonces, creo que es justa, no hay salto de fila, no hay ningún influyentísimo”, aseguró el alcalde.

Soto Grave se vacunó en el Hospital General de Escuinapa. Tras considerar que el caso violó los procesos, el secretario de salud de Sinaloa, Efrén Encinas Torres, informó que el director del hospital, Wilfrido Delgado Pardo, fue cesado de su cargo.

“Con motivo de la violación a la normatividad en materia de la aplicación de la vacuna Covid en el sur del estado, específicamente en el Hospital General de Escuinapa, que pertenece a la Secretaría de Saludhe tomado la decisión de sustituir al director de la unidad y al subdirector médico”, expresó el titular de la dependencia en un video.

 

 

 

El alcalde de Escuinapa manifestó que no se tendrían que “pedir disculpas por vacunar a un médico que ha estado en la línea de defensa”, y calificó de “grillera y polémica barata” la situación.

“No debes pedir disculpas porque vacunas a un médico que ha estado en la línea de defensa, que si bien, es cierto no estoy cumpliendo un turno aún sin tener obligación, porque soy alcalde, me he puesto a disposición, y el director él mismo se los dijo que frecuentemente acudía a los llamados”, acotó Soto Grave.

Soto Grave no es el único señalado de ejercer influyentismo para obtener la vacuna. El sábado pasado la regidora de AcapulcoPatricia Batani Giles, presumió en sus redes sociales haber recibido la vacuna contra la Covid-19, pese a que no le correspondía por no estar en la primera línea de atención de pacientes con la enfermedad.

Sus casos se suman a los de los directores del Hospital de la Mujer de TabascoGermán Arturo Corzo Ríos, y del Centro Médico Adolfo López Mateos en el Estado de México, José Rogel Romero, quienes fueron cesados por intervenir para que se les aplicara la dosis.

FUENTE: LATINUS.US