fbpx

¿Qué le pasa al Presidente?

¿Qué le pasa al Presidente?

No hay día que no me lo cuestione: ¿Qué le pasa al Presidente? Desde que regresó de su aislamiento por el COVID regresó más iracundo, más contrariado,  más errático, más a la defensiva pues. Como si el COVID le hubiera ganado todas batallas,  a él que todo lo puede, que todo lo controla, que todo lo impide o logra (si es que realmente le dio COVID porque recordemos que mucha gente dudó e inclusive aún permea la duda que se haya contagiado)

¿Qué le pasa al Presidente ? Que se le ve frenético por no decir histérico ante las críticas y señalamientos de la prensa, ante sus reformas que nomás no han sido aprobadas por los jueces porque no son reformas para beneficio de todos sino de unos cuantos. Él sabe que el beneficiado es él y nada más que él.
¿Qué le pasa al Presidente que cree que el movimiento femenino es un ataque perpetuado por sus opositores contra su persona?
¿Qué le pasa al Presidente que interpreta los reclamos de miles de mujeres como personales?
¿Qué le pasa al Presidente que ahora grita a los cuatro vientos que subirá la pensión para las personas de la tercera edad y la recibirán no a los 68 sino a los 65 años, cosa que ya existía antes de su sexenio y que él modificó para luego plantearla como un “favor” de su parte, justo a unos meses de elecciones?
¿Qué le pasa al Presidente  que está más “politiquero” que nunca, pero asegurando y prometiendo que él no intervendrá en las próximas elecciones y sin embargo se está dedicando más que nunca a hablar de logros y más logros que nosotros como mexicanos no vemos? Y peor aún: ¿Qué le pasa al Presidente que planea que días antes de las elecciones se celebre  un” noveno informe de gobierno”, casualmente…
¿Qué le pasa al Presidente que ya no le da la palabra a los reporteros o periodistas que alzan la mano que asisten a la mañanera , sino que él ahora elige quien y habla y por cuánto tiempo?
¿Qué le pasa al Presidente que ahora y antes habla del amor al prójimo, la paz y la moralidad y que ahora como nunca antes califica con palabras agresivas a quienes lo cuestionan, critican o contradicen, exhibiéndoles desde su posición de poder, señalándoles, nombrándoles y generando odio y resentimiento contra ellos?
¿Qué le pasa al Presidente? ¿Es acaso que la felicidad no radicaba en ser Presidente como él siempre creyó y vivir en un Palacio?
¿Qué le pasa a los mexicanos que aguantamos todos los días esto?
Tiempo de análisis y reflexión.