fbpx

René Bejarano reconoce conocer a miembros de grupo criminal rumano, pero se desmarca

René Bejarano reconoce conocer a miembros de grupo criminal rumano, pero se desmarca

Bejarano alegó que esos delincuentes usaron su nombre y el de su movimiento político para desfalcar a empresarios

René Bejarano, aspirante a presentarse a una diputación federal por el gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), aceptó este martes que conoce a dos personas vinculadas con una mafia rumana que opera en el suroriental estado de Quintana Roo, aunque negó estar relacionado con la banda.

Bejarano en su defensa dijo que esos delincuentes usaron su nombre y el de su movimiento político, Movimiento Nacional por la Esperanza, para desfalcar a empresarios, por lo que cortó cualquier relación con ellos cuando se percató.

Desmiento y niego cualquier nexo con la mafia rumana. Es falsa esa información publicada”, aseveró Bejarano en su cuenta de Twitter.

 

Del mismo modo, el político dijo que se trataba de “difamaciones” y que “la única finalidad de esas flagrantes mentiras es el proceso electoral de este año”, en el que él mismo, cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador cuando este fue alcalde de Ciudad de México (2000-2005), aspira a presentarse a diputado federal por Morena.

El 6 de junio de 2021, 94 millones de mexicanos están llamados a las urnas para elegir, entre otros cargos, a los 500 diputados federales en lo que se consideran las elecciones más grandes de la historia de México.

Además de los desmentidos del señalado, el responsable de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) del Gobierno mexicano, Santiago Nieto, aclaró en Twitter que Bejarano no aparece en su investigación.

“En la investigación de la UIF, así como en el bloqueo y en la denuncia que presentaremos esta semana contra la banda de rumanos y mexicanos clonadores de tarjetas, se aclara que no aparece René Bejarano en ningún momento”, publicó Nieto.

De acuerdo al  periódico mexicano Milenio, Bejarano está en los informes de inteligencia del Gabinete de Seguridad mexicano, que contienen información compartida por autoridades estadounidenses, como uno de los principales operadores de su red de políticos.

La banda de El Tiburón, dedicada a la clonación de tarjetas bancarias, la trata de personas y la extorsión, tendría presencia en al menos 15 países, mientras en México habría actuado en 14 estados con apoyo de funcionarios y empresas fantasmas.

FUENTE: LÓPEZDÓRIGA.COM