fbpx

SSa: Desplazamiento a la Basílica de Guadalupe podría ser una “experiencia explosiva” de COVID-19

SSa: Desplazamiento a la Basílica de Guadalupe podría ser una “experiencia explosiva” de COVID-19

López-Gatell explicó que se presentan dos situaciones que hacen posibles los contagios: las aglomeraciones en espacios públicos definidos y la movilidad de las personas. Explicó que, si viajan y se reúnen personas de lugares diferentes del país, se facilita el contagio por la concentración de distintas realidades epidémicas.

Hugo López-Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, alertó que el desplazamiento masivo de personas a la Basílica de Guadalupe con el fin de participar en la celebración del 12 de diciembre es de “altísimo riesgo”, respecto a la propagación de la COVID-19.

En conferencia de prensa sobre la situación de la COVID-19 en México, López-Gatell advirtió que dicho evento podría convertirse en una “experiencia explosiva de propagación”, lo que podría revertir el éxito en los 20 estados que actualmente se encuentran en fase de descenso de contagios.

En el caso particular de la celebración del 12 de diciembre, ahí concurren tradicionalmente tres millones de personas y se estima que hasta seis o siete millones de personas se desplazan de todos los rincones del país”, subrayó.

El Subsecretario dijo que, mediante reportes de medios, se ha dado a conocer que las autoridades de la iglesia católica han decidido modificar la ceremonia tradicional, con el fin de tener una apertura ordenada del atrio y llevar a cabo la celebración por vía remota. Aunque el Estado es laico y los medios de comunicación están reservados a actividades no rituales, comentó, durante la epidemia se ha apelado a permisos especiales con el fin de participar en rituales religiosos a distancia.

Comentó que se presentan dos situaciones que hacen posibles los contagios: las aglomeraciones en espacios públicos definidos y la movilidad de las personas. Explicó que, si viajan personas de lugares diferentes del país, se facilita el contagio por la concentración de distintas realidades epidémicas.

“Si viene una familia de Chihuahua y una familia de Campeche y se reúnen en la iglesia de San Hipólito, lo que está ocurriendo es que la intensidad epidémica de Chihuahua, expresada en la probabilidad de que la familia de Chihuahua esté con capacidad contagiante, se transfiere a la familia de Campeche. Cuando la familia de Campeche regrese a Campeche está llevando la experiencia epidémica de contagiar”, manifestó.

El funcionario dijo que, aunque el cubrebocas contribuye a la reducción de la salida del mediante gotículas, no es una medida lo suficientemente eficiente de protección. Por ello, pidió su uso junto con las otras medidas de precaución, incluyendo la sana distancia, el lavado de manos y permanecer en casa.

“No vamos a lograr, esto es una falsedad, la expectativa de que si se usara el cubrebocas por todas las personas de un país en seis semanas se acabaría la epidemia. Eso no tiene un fundamento científico claro y ha sido simplemente una especulación que han hecho algunas personas sin una base científica clara”, finalizó.

FUENTE: SINEMBARGO.MX