fbpx

Yo Defiendo al INE ¿y tú?

Yo Defiendo al INE ¿y tú?

Yo defiendo al INE porque el Instituto Nacional Electoral es uno de los órganos autónomos de México, léase bien “AUTÓNOMO”, y luego entonces, entiéndase, partiendo de esa premisa cabe preguntarse:  ¿por qué el Presidente de México quiere acabar con él, desaparecerlo literalmente?. Todo lo que le suene a este Presidente como “independiente, autónomo y libre”, que esté fuera de lo que él haya creado o inventado, es malo, es perjudicial, y está en su contra.

La función del INE es organizar las elecciones en todo el territorio mexicano y fue creado en abril del 2014. El entonces Presidente Enrique Peña Nieto permitió la disolución del IFE, que nació en 1990,  para darle paso al INE que entonces se volvió autónomo. Nótese que fue creado fuera de los tiempos de Andrés Manuel López Obrador, de ahí que surja también su animadversión y su constante campaña de desprestigio.

A pesar de que fue creado en el Peñanietismo, época en que el Presidente en turno, es decir Enrique Peña Nieto, no era el más popular ni con la mayor credibilidad, el INE como institución empezó a tomar fuerza y a ser respetada, a los ciudadanos nos daba la certeza de que había un árbitro que podía poner orden y supervisar que las cosas se hicieran de manera correcta. Ni siquiera existía el INE como tal cuando fue cometido de acuerdo a lo que dice el hoy Presidente de México, el fraude. Pero ahora en tiempos electorales, él quiere desaparecer todo lo que le genere recuerdos del mayor trauma psicológico que haya podido padecer en su vida: haber perdido las elecciones del 2006.

El INE, por la propia patología del Presidente, la cual considero yo en base a mi formación como psicóloga, demencial, hace que sienta paranoia por todo aquello que él percibe que pueda atacarlo o perjudicarlo. En este caso y estos momentos: el Instituto Nacional Electoral.

El Presidente argumenta que lo quiere desaparecer, porque cuesta mucho, yo me pregunto ¿Cuánto nos cuesta a todos? porque él habla de las cosas como si saliera el dinero de su bolsillo, y si es que cuesta mucho, pero también es un aparato que regula las elecciones y si de mi bolsillo sale eso, con gusto contribuyo.

El Presidente ha dicho muchas veces “yo seré el arbitro de estas elecciones, yo las vigilaré”, y a todas luces lo que el quiere es tomar el control, decidir él, quizá por sus traumas y paranoias, porque así es como lo confirmó en su “mañanera” de hoy cuando aseguró que el entonces IFE había permitido el fraude, pero no olvidemos que el IFE entonces técnicamente era un órgano constitucional por lo que al convertirse en autónomo, digamos se vuelve libre de presidencialismos, cosa que este Presidente no tolera ni acepta.

Yo defiendo al INE, porque desde mi punto de vista, este Presidente no se encuentra bien de sus facultades mentales, maneja mucha paranoia y mucho enojo, y el INE me brinda la certeza de que exista un juez en estas elecciones, donde no se permitan los atropellos que ya estamos viendo como en el caso de Félix Salgado Macedonio. En pocas palabras me regala certidumbre en estas elecciones.

Yo defiendo al INE porque lo siento debilitado, si no cuenta con el respaldo y apoyo presidencial, como ha venido sucediendo. Es lógico que lo encontremos así y se vea mermado, por eso es que como sociedad debemos volverlo a poner de pie y fortalecerlo. Creo que esto queda en nuestras manos y no debemos permitir por ningún motivo que lo quite el presidente Andrés Manuel López Obrador, de lo contrario, nos encontraremos frente a un proceso electoral lleno de trampas, de ilegalidades y de fallos.

El INE se ha vuelto para los mexicanos que vemos con horror lo que este Presidente está haciendo, como una simbólica “arma” para defendernos, como un anclaje, como una entidad que sentimos que puede ser la única que lograría salvar a este país, como lo único que puede detener a quien dice amar a la patria pero no ha hecho más que hacerle daño.

Te invito a que reflexiones conmigo:

Yo defiendo al INE, ¿Y tú, lo defiendes?