fbpx

Como yo entiendo lo que Andrés Manuel López Obrador entiende por La Ley de Egresos

Como yo entiendo lo que Andrés Manuel López Obrador entiende por La Ley de Egresos

Antes que nada quiero aclararles que no soy experta en el tema de la economía, ni mucho menos buena para las matemáticas pero lo que sí les puedo asegurar es que me doy cuenta de que todo está mucho más caro hoy más que nunca. Tan solo al ir al supermercado para ir a comprar lo básico, descubres que el dinero no te rinde igual y que los altos costos son una realidad, que antes llevabas un carrito de súper y podías pagarlo, si bien con dificultad, pero ahora un carrito lleno es prácticamente una proeza, sino es que es imposible.

No se necesita ser una experta en economía para darse cuenta que algo grave está pasando, ni hablar ni imaginar siquiera ahora en realizar algún posible gasto extra, no por lo que nos dice Obrador acerca de que “si somos austeros y vivimos en sencillez y con lo mínimo seremos más felices”, sino porque simplemente no hay más dinero (ahora entiendo porqué durante tantos meses se encargó de repetirnos este mismo discurso diariamente, él sabía bien que algo grave se vendría y está por llegar). El presidente y el Secretario de Hacienda hoy presentaron la nueva Ley de Ingresos. Me preocupan y enfadan muchas cosas, reitero, no soy experta en economía ni finanzas, sólo soy un ama de casa, común y corriente como tantos otros.

Empecemos… Dice Obrador que la nueva política económica se sustenta en el “desarrollo con justicia”, y he aquí mi pregunta: ¿Qué es justo para él? ¿Qué es la justicia para él? porque él, por ejemplo, dice que la construcción del Tren Maya es un “desarrollo con justicia”. ¿Es justo talar miles de árboles, acabar con el hábitat de miles de animales y especies? ¿Es justo romper con todo un ecosistema? Luego entonces ya empezamos a entender que lo “justo” no será “lo justo” en el sentido literal de la palabra, será lo que él decida qué es y qué no es justo, y partiendo de ahí, estamos en problemas.

Dice que continuará con la “fórmula” (que yo creo que cuando usas esa palabra es porque algo te funcionó; él y sólo él lo cree así) de cero corrupción y seguir manteniendo un gobierno austero.

A ver, vayamos por partes, la corrupción no se acabó, viene y está viva desde sus más cercanos amigos y familiares. Pero él decide que lo “justo” es omitir y no hablar de eso, evadir, silenciar, callar como momia, pues.

¿Seguir manteniendo un gobierno austero? Pero de cuál austeridad hablamos si vive en un Palacio, que es nuestro Palacio pero hemos sido despojados de él. ¿Y qué me dicen de los refrigeradores llenos de finos cortes de carne en la CNDH? ¿Para qué querría Rosario Piedra, titular de esa dependencia, tener un refri?, que además de los finos y caros cortes de carne habían helados, mientras afuera, desesperadas miles y miles de mujeres esperando la verdadera justicia, esa que no va a llegar porque sólo la justicia que existe hoy es la que ha creado Obrador.

Dijo también que están garantizados los programas sociales, ¡ah! ¡ahí sí debe de haber presupuesto! porque esos programas son lo que lo han llevado hasta donde está y lo mantienen ahí. Recientemente se publicó un reportaje en donde se explica que no se sabe a quiénes llega la Beca del Bienestar para jóvenes, en qué condiciones están o para qué usan el dinero, eso no es lo importante ya que el Presidente sabe muy bien que tendrá un voto a cambio de un programa.

En ningún momento veo que dentro de su nuevo plan económico esté el abastecimiento de medicamento oncológico para niños, a su parecer eso puede y no le preocupa, no está dentro de su “fórmula”. Sin embargo dice que invertirá en Pémex millones de pesos. Ah, eso sí es redituable, seamos comprensivos (sarcasmo).

El propio Secretario de Hacienda hoy aceptó: “Qué pena, pero en el sector salud, ahí sí nos tendremos que apretar el cinturón”, pues claro. Los enfermos para este Presidente no cuentan y no importan, no le generan nada, pues. La salud de millones de mexicanos, un estorbo.

Y hablando de Arturo Herrera, secretaria de Hacienda, ¿pues qué le pasó? hace una semana confesó que se veía venir la peor de las crisis económicas para México en el 2021, la más devastadora, yo en verdad pensé que lo correría el Presidente después de tal confesión, pero no, más bien lo hicieron “retractarse” y hoy anuncia que “ya estamos viendo nosotros señales que apuntan a una recuperación de la economía”. ¿Es en serio que te tienes que vender tan barato? ¿Y es en serio que estás viendo cómo alguien hace añicos el país en donde naciste y no haces nada por defenderlo?

Hace unas semanas me llamaron de mi trabajo para decirme “Lo siento Claudia, no tenemos más presupuesto, ya no podremos pagarte” a decir verdad, nunca había vivido una situación así, estuve muy triste muchos días y fue un golpe muy duro, pero no puedo imaginar a miles que perdieron su trabajo sin una sola posibilidad de sostenerse. ¿Dónde está un plan real de rescate para ellos?

Ahora resulta que el Presidente recortará presupuesto a algunos estados dependiendo de si son consentidos o no. El Proyecto de Presupuesto de Egresos contempla que entidades como Chihuahua y Sonora reciban menos aportaciones por parte del Gobierno Federal, pero en cambio los que más recibirán serán Veracruz (su siempre amigo Cuitla) y Puebla (Barbosa a sus pies). Esa es la justicia de la que habla el Presidente. Te llevas conmigo o estás contra mí.

 

Estoy preocupada, realmente asustada. No hay manera que el Presidente abra los ojos a la realidad, a lo apremiante, a lo urgente. Pero eso sí, el título suena apantallador “Proyecto de Presupuesto de Egresos”.

 

Que Dios bendiga a México y a sus mexicanos que son grandes, pero que alguien se ha empeñado en que pensemos lo contrario.

Columna de Claudia Rivera @panaclo